jueves, 27 de noviembre de 2008

Escapes IV

No me entiendes, sabes que daría la vida por ti, pero no puedo hacer esto, te amo demasiado, no quiero atarte de nuevo ni mucho menos amordazarte, en estos meses en los cuales te he puesto un pañuelo con perfume para que no sintieras la peste de mi corazón destrozado, que te he dado de comer en la boca y te limpio con toda delicadeza, en los cuales he secado tus lágrimas, y te he bañado con todo el cuidado del mundo, en los que mi paciencia a veces se ve rebasada por tus gritos, pero que el amor y ternura que siento por ti me hacen calmarte, en los que te he leído a Nietzsche, Borges, García Márquez, Quiroga hasta que te duermes y te cuido y velo tu sueño, permitiéndote que sueñes en cualquier otra cosa que no sea en mi.
No entiendes, tus padres no entienden, salen en la tele y ofrecen hacer el pago que nunca exigí por dejarte ir, culpan a las autoridades de su incompetencia al no encontrarte, pero lo que ellos no saben es que estás bien, estas con alguien quien te ama con toda su alma, a quien conquistaste desde el primer día de clases con tu figura y frescura juvenil, por tu inteligencia, tu cabello negro, largo y suave, tus ojos de alemendra dulce, esa soledad de niña mimada, pero nunca amada.
Precisamente por eso no puedo, no quiero dejarte ir.
No llores de nuevo, si no voy a pensar que no me amas y te pasará lo mismo que a las otras doce alumnas que me partieron el corazón, pero que simplemente por romántico no he dejado que se vayan.

9 comentarios:

Genia dijo...

hola, me parecen muy bien los escapes, reales y sobrecogedores y este último... me gustó, muchas felicidades!!!

Genia

Juan de Lobos dijo...

Gracias Genia, eres más que bienvenida a esta guarida del Lobo. Gracias y te espero nuevamente.

mafalda dijo...

...

¿Alguna vez has logrado escuchar por dentro?

Transformar los sentidos, y escapar... aunque sabemos que todo extremo es malo.

Tu logras practicar de vez en cuando la locura con las letras, ¿verdad mi Lobo?

Me gustaron tus escapes, mucho más el III.

Sabes, me dejaron ejercicios en el taller que deseo compartir contigo:
Estoy segura que tú sabrás sacarles provecho, a mi me han sido de utilidad.

Ejercicios de atmósfera:
1. En un cuarto oscuro no hay salida, el personaje tiene que ir identificando los objetos que lo rodean con las manos.
2. Un cuarto con demasiada luz y espejos que reproduzcan a la gente que se encuentra en él.
3. En penumbra, describir el LUGAR con un sentido erótico sin que haya personajes.
4. Narración de los sonidos que se escuchan cuando los pescadores salen temprano a realizar su trabajo en un muelle: pasos, agua, voces que le hablan al observador o que se hablan entre sí.

Ejercicios de descripción:
1. Una mujer triste, sola en una cafetería. Observar cada uno de los detalles tanto del personaje como de su entorno, incluyendo sus pensamientos. Está fumando.
2. Cómo camina un hombre guapo y alegre a medio día, hasta hacerlo llegar a la esquina y que allí tenga un conflicto con su director de la Agencia de Modelos.
3. Describir a tres personajes: al primero se le analiza lo importante, al otro sus tics, al tercero su manera de vestir. Cadauno toma distinto tipo de café. Dos de ellos se ponen a platicar y surge un conflicto en el que tiene que intervenir el tercero.

Ejercicios de introspección:
1. Un personaje habla de si mismo. Se describe a si mismo introspectivamente, a diferencia del monólogo en que me dirijo a mí para decirle al lector.

Ejercicio:
"Discusión sobre lo que es un cuento"

Existen dos tipos de cuentistas en los extremos de la creación de este género:
1. El cuentista que escribe con mucho aliento, con muchas palabras, por lo que el Hecho Narrado (HN) se hace tan laxo que pierde fuerza.
2. El cuentista que escribe demasiado concentrado. En éste, a veces el HN es inescrutable por lo concentrado.
3. Que haya una discusión con un tercer escritor sobre este asunto, mezclando asuntos personales donde los tres salen peleados, pues sus egos los dominan.

___________________________


Noto en ocasiones que los ejercicios me sueltan hacia la imaginación. Estos en especial, me ayudaron, incluso he logrado combinarlos sin darme cuenta.

Un saludo.

Mafalda

Rodrigo dijo...

http://calculometal.blogspot.com/

Juan de Lobos dijo...

Mafis:
Gracias por tu cariño, apoyo y estos consejos que de inmediato pondré en práctica. Besos y que bueno que te ha gustado este´trabajo más reciente.

Rodrigo:
Me daré una vuelta por tu blog, gracias por la visita.

Cuatroletras dijo...

Me gusta, aunque en el escape me dejas en la orilla, sin meterte del todo a la catarsis, tanto del maestro como de la alumna.

Muy interesante lo que dice Mafalda.

Saludos

Juan de Lobos dijo...

Cuatroletras:
Gracias por tus comentarios, es un placer tenerte conmigo, con estas letras,con estas ganas de seguir compartiendo, te leo también, aunque no deje mi huella.
Te agradezco en verdad los comentarios, en cuanto a éste reciente escape, ya te podrás imaginar la catársis y cuando se produce. hoy nada más jugué con el anticlimax. Besos miles aullidos millones.

ShAdOw dijo...

Gracias por pasar y plasmar tu comentario en uno de mis blogs, siempre es apreciado saberse leido, en cuanto a este Escape...

Hijole!! diria... ay amor ya no me quieras tanto... esos amores obsesivos son letales.

Saludos.

Juan de Lobos dijo...

Shadow:
Eres bienvenida siempre y no hay de qué agradecer.
Gracias porque me sé leído por ti también.
Aullidos para ti.