martes, 20 de abril de 2010

Visión del apocalípsis II

Un hombre ensangrentado camina por la calle, se lamenta, gime, llora, pide ayuda. La gente pasa a su lado, sin inmutarse del rastro sanguinolento que va atrayendo moscardoes verdes y azules; ni siquiera lo voltean a ver con asco o sorpresa. Se había mantenido invisible desde el día de su nacimiento hasta hoy que en unos minutos le toque morir.

3 comentarios:

incitatüs dijo...

Son ellos los que nacen muertos.
Saludos.

Doctor Gurma dijo...

Chales, así de repente me siento mi Lobo, qué onda? le caemos al Café del Aire este jueves o que?

Aeromusa dijo...

La indiferencia al otro, que es uno mismo.