domingo, 18 de mayo de 2008

Miedos V

Acabo de colgar con el amor de mi vida, aunque no lo sabe. Me atreví a hacer la invitación para salir, después de tanto tiempo de conocernos y convivir y buscar la manera que se fije en mi y que no me rechace.
Sé que debo encontrar el vestido perfecto para la ocasión. Algo que muestre, pero que no ofrezca; con adornos sobrios y una bolsa ad hoc con la ocasión, zapatillas altas, sé que le enloquecen los tacones, poco maquillaje y el perfume que me regaló cuando cumplí 18, cuando aún me daba clases.
Hoy es el día, la semana transcurrió muy lenta, temí que algo malo sucediera, me saliera un barro en la punta de la nariz o que me fuera a buscar el tarado de mi ex, ya decidí qué hacer de mi vida, aunque todavía no sepa un carajo del cómo.
Me enfrentaré y saldré victoriosa, después de todo no pierdo nada y puedo obtenerlo todo. Desde aquí percibo su perfume, ya vi su bella silueta, su cabello cayendo rizado y negro sobre sus hombros. Parece mentira, nuestros vestidos se parecen. Creo que estoy a punto de vomitar mi corazón.
-- Hola Miss Helen, soy yo Nubia, su ex alumna, hablé con usted la semana pasada, así es, para platicarle del anuario del Colegio ¿se acuerda de mi?

3 comentarios:

Cuatroletras dijo...

Todo existe a nuestros ojos, sòlo que no se quiere ver, es màs comodo, màs fàcil fingir, no darse por enterado.

Pero la ceguera tambièn se aplica al amor.

Por eso se deja pasar tantas veces.

Buen dìa

Adrián Santuario dijo...

.-.-.-.-.


escuche a perellò. así llegué a tu bló. ¿cómo consigo tu libro?


saludos.


.-.-.-.-.

Angie dijo...

ay esas citas con el amor
para las cuales una nunca esta preparada
besos