jueves, 7 de febrero de 2008

Relámpagos amatorios VIII

Me llamas tirano, Calígula, pervertido, hijo de puta, enfermo, sádico, parafílico, me insultas me muestras tu desagrado hacia mi de mil y una formas. Pataleas, me rasguñas, tratas de romper mis defensas con tus lágrimas y el rimel que corre en negros surcos sobre tu rostro.
Me llamas vil, malévolo, sarcástico, sicalíptico, culero, poco hombre, me diriges una andanada de malas palabras y vuelves a lanzarme golpes con la mano abierta y cerrada.
Me pides que te golpee, que azote mi palma sobre tus nalgas, que eso te enciende, que mientras hacemos el amor quieres que yo responda tus insultos y me defienda, te diga lo que deseas escuchar, te diga las palabras más hirientes y lascivas que haya escuchado y las dirija hacia ti, deseas saber si el dolor me gusta tanto como a ti.
No logro responderte, me desconcentras y mi erección envuelta en látex poco a poco desaparece y ahora sí, ¡te encabronas de verdad!

6 comentarios:

Beatrix dijo...

Y esto ocurrio con fuete o sin fuete?
Con botas o sin botas?
Con uniforme o sin el?

Como veras entra las fotos del ex-militar que recien veo y este nuevo relato, mi imaginacion fue violentamente avivada...

mafalda dijo...

.........

Desde tempranas horas he estado recordando y recordando..... pucha caray, este alemán, lo que sucede es que si estuviera en casa de inmediato sabría de lo que te quiero hablar, porque ahí esta el libro. Bueno la cosa es que leí hace ya varios años un rica novela, de un francés (que también por lo complicado del nombre no recuerdo).... Mmmmm pa' comentario que te voy a colocar caray, bueno lo que te quiero decir es que existe un personaje femenino intrigante, misterioso, que gusta de sexo con dolor, impresionante el relato, no por el contexto de lo que sucede explícitamente, porque si es explicito y provoca placer de solo leerlo; sino por lo que deja entrever del porque es necesario el dolor para ella; también existe una premisa que subraye en el texto que fue lo que más me llamó la atención; ella dice que es equivalente al paso hacía la otredad, hacía lo desconocido, y el solo saber que probablemente el dolor este en esa línea, le produce un placer infinito.

La psicología de los personajes siempre me es atrayente, y los escritores me impresionan por el buen manejo que tienen de la misma.


Mafalda

Kix dijo...

Zacarrácatelas!!! Esa faceta de sado no te la conocía, mi querido Lobaxo!

Un abrazote!

mafalda dijo...

.......

¡Ya esta!.....

"Cuerpos sucesivos", de Manuel Vicent.

Para colmo de los males, el autor no es Francés es Italiano......

Mmmmm si que me esta abrazando fuerte, fuerte el canijo Alemán.

Salidines de fin de semana.

Mafalda

mafalda dijo...

......

Oye... me cae que es el último comentario ....¡chale! ya ni friego, necesito urgentemente un curso de geografía, carajo.... el tipo es...... Auchhhhhh Español....

Perdon, ya ni la amuelo.

Buenas noches.... ufff.. más bien buenos días..... como estoy de guardia me vale despertar a quien sea, de todos modos ni te despierto jajajaja...

Mafalda

Cuatroletras dijo...

Pues sí, ha de ser difícil mantener "el orgullo en alto" en esas condiciones.

Trate de imaginarme como seria hacerlo con golpes y no, no se me ocurrió nada.

Seguiré pensando…