viernes, 9 de noviembre de 2007

Relámpagos amatorios II

Mis tacones clavándose en tus pantorrillas. la extraña sensación de haber sido siempre tuya me impulsa hacia tu cuerpo. Me inclino hacia tu cuello, tu barba me pica y eriza y lastima mi piel.
Mi tacón clavándose en tu hombro, me miras hacia arriba, postrado frente a mí, sucumbiendo a tu propio deseo.

5 comentarios:

Cuatroletras dijo...

Como diosa de la creación volveré a poseer cada centímetro de tú piel, trastocando con mis zapatillas tu pecho desnudo, sudoroso, caliente ante mi tacto, ardiendo ante mi sexo.

Quiero que tus ojos se claven en mis senos, que tengas el hambre del desamparado, ¡que grites!, ¡aúlles!, ¡supliques!, por un roce de mis labios.

Dime lo que deseas, tal vez te lo conceda…

Kix dijo...

Ohh.... ¿a qué hora entraste en mi sueño y viste lo que pasaba?

ISABEL dijo...

Me has dejado sin palabras y lo unico que puedo decir es que percibo la sensacion de ese momento magicamente fugas que es damciada pasion para mi soledad....

en mis recuerdos ....isabel

Carla Patricia dijo...

Francisco Cervantes

“Hoguera bajo el arco”

Tu nombre impronunciable
Porque arderían mis labios
Si pudieran invocarlo
En sus sonido:
Así,
A larga hilo,
Banderola en la tormenta que cruzan cuerda y cauda.
Seguidas de silencio
Y de sueño
Prodigiosos,
Unos,
De un extremo
Al otro.
Sólo a los ojos dada la fogata
Así alentada por el arco,
Para soportar el delicado roce de tu llama,
Que en tal espíritu del mundo,
Tierra carnal de toda el alma.

Kix dijo...

:-)

Mi querido Lobo, ¡te quiero harto!